domingo, 27 de enero de 2013

Los videojuegos aumentan la autoestima



Contrastando con una escalada en la crítica hacia los videojuegos derivada de los ataques en Noruega y otros eventos desafortunados, la universidad británica de Essex, arrojó nueva información en torno a aquello que los hace atractivos y no, no es la violencia.
El psicólogo social, Dr. Andy Przybylski, respaldado por un equipo internacional de investigadores, tomó a varios cientos de jugadores ocasionales y hardcore de todo el mundo para cuestionarlos sobre la relación entre los personajes con los que juegan y su verdadera personalidad.
Los resultados revelaron que adoptar un rol nuevo e interpretarlo genera un sentimiento de felicidad y favorece la autoestima entre los usuarios. "Un juego puede ser más divertido cuando se te da la oportunidad de actuar y ser tu yo ideal (…) Cuando alguien se quiere sentir más extrovertido y después juega con esa personalidad, eso lo hace sentirse mejor para consigo mismo," sostuvo el doctor Przybylski, aunque aclaró que esto no significa que la gente huya de sí misma, al contrario: “corren hacia sus ideales,” agregó.
Con base en los resultados, los psicólogos del futuro inmediato podrían comenzar a encontrar en los videojuegos una herramienta reveladora en torno a las aspiraciones y forma de ser de sus pacientes, lo que en última instancia tiene un trasfondo de corte científico y positivo.
La citada investigación se suma a otros estudios efectuados en la misma institución a lo largo de años recientes, los cuales suelen inclinarse más hacia el lado positivo de los videojuegos.
En 2008, el académico Patrick Kierkegaard, también de la universidad de Essex, difundió un trabajo donde asegura que no hay lazo comprobable entre violencia y videojuegos y que de hecho, estos reducen los niveles de agresión real.




Los videojuegos han sido criticados y rechazados por muchos, acusados de causar falta de atención, obesidad, retraimiento social y hasta tendencias violentas. ¿Quién no ha escuchado esas quejas?
Para beneficio de nuestro amado vicio, cada vez surgen más pruebas científicas que afirman lo contrario; siempre y cuando no se abuse de ellos, los videojuegos son positivos en muchos aspectos. Ya se había comentado como los FPS ayudan a mejorar la vista y ahora otro estudio demuestra un efecto similar; resulta que nuestro pasatiempo es capaz de modificar el cerebro de forma positiva.
Jugar mejora la memoria, creatividad, capacidad de decisión, percepción, coordinación vista-manos y la visión nocturna.
Nada mal, ¿eh? En general los jugadores asiduos son capaces de hacer decisiones acertadas un 25% más rápido que la población general y además, pueden prestar atención sin distraerse hasta a seis cosas a la vez. ¡A eso llamo multitasking!
La percepción espacial es otro aspecto que se ve favorecido. Es bien sabido que ésta es una habilidad que está más desarrollada en los hombres que en las mujeres (gracias, evolución), pero aquellas que son gamers incrementan su capacidad.
En sí, los investigadores comparan el jugar a actividades como aprender a tocar un instrumento, leer o memorizar mapas urbanos, que son todas habilidades que se ha comprobado que modifican las funciones cerebrales.
Puedo entender por qué podemos ver estos beneficios; cuando jugamos tenemos que recordar las instrucciones de cierto NPC; aprender a manejar diferentes ítems y saber cuándo usarlos; recordar mapas, ubicaciones de gear, armas, save points, etc. También debemos resolver retos mentales para avanzar niveles, tener mayor control de nuestros movimientos para poder disparar con precisión y aparte de todo, cuidarnos de que no nos maten.
¿Y cómo no ser capaces de prestar atención a varias cosas a la vez? En un dado juego, uno debe estar pendiente de la salud, el ammo (o rage, o maná, o magia), las trampas en el suelo, la salud del boss, sus ataques, los adds, el rehén que no debe morir, que no se acabe el tiempo y muchos etcéteras más.
Por otro lado, no todo puede ser miel sobre hojuelas; los estudios también demuestran que jugar videojuegos violentos modifican las funciones cerebrales en hombres jóvenes, disminuyendo la actividad en las regiones asociadas con el control emocional y de igual forma, jugar de forma compulsiva empeora padecimientos de salud como la depresión y obesidad.



(Fuentes: 
ecetia , levelup )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta aqui